Cuando Martha Béjar Portilla subió al podio, fue para agradecer a los asistentes a la ceremonia de aniversario de la Agrupación Cívica y Cultural de Urdesa (Accur), pero también para recordar a quienes en estos cinco lustros apoyaron de alguna forma el trabajo que en este tiempo ha desarrollado la organización.

En todo proyecto exitoso de interiorismo coinciden la técnica del orden y la destreza en componer elementos que convierten un espacio simple en algo de impacto. Esas son las habilidades que representan el profesionalismo de Ana María Béjar, una persona apasionada en lo que hace y en lo que dice.

María del Pilar García de Béjar heredó su vocación por el diseño de interiores a su hija Ana María Béjar, una joven arquitecta que recientemente cursó una maestría en Diseño de Interior en Milán (Italia).

Hace cinco años Ana María Béjar se especializó en el diseño de muebles, mientras estudiaba arquitectura en la universidad. Una profesión que aprendió de sus padres, Johny Béjar y María del Pilar García, creadores de la mueblería Diarte. “Crecí en un ambiente en donde los muebles eran parte fundamental de mi vida,

Una buena ambientación con pisos, techos y paredes atractivos han dejado de ser exclusividad de las clases altas. En Guayaquil, muchas viviendas, oficinas y locales pequeños y sencillos por fuera, hoy sorprenden por el buen gusto dentro de sus paredes.

Su familia, empresa y profesión son lo más importante en la vida de María del Pilar García de Béjar. Tanto lo son, que en su día a día siempre está disfrutando de todas ellas en un ambiente familiar, pero también de mucho movimiento

La tecnología está completamente ligada a nuestra vida diaria. Como arquitecta conozco que hay varias apps que son excelentes herramientas laborales que contribuyen al desarrollo de proyectos. Desde el inicio del proceso de diseño una app como “Concept Idea Calculator”

La creatividad y el buen gusto son inmanentes en Ana María Béjar. Desde muy pequeña mostró aptitudes con el dibujo, la pintura y todo tipo de manualidades; y al crecer y escoger la Arquitectura como carrera profesional, creó y desarrolló cada uno de sus proyectos “como si fueran hijos”.