Cuando Martha Béjar Portilla subió al podio, fue para agradecer a los asistentes a la ceremonia de aniversario de la Agrupación Cívica y Cultural de Urdesa (Accur), pero también para recordar a quienes en estos cinco lustros apoyaron de alguna forma el trabajo que en este tiempo ha desarrollado la organización.

Se acordó de sus padres, quienes le heredaron su vinculación al voluntariado cívico y social. “Mi padre limpiaba los solares vacíos para que los muchachos de Urdesa tuviesen un lugar para jugar”.

Asimismo, recordó a Sonia Monroy de Guerra, con quien compartió la presidencia en la Corporación de Puestos de Auxilio Inmediato (Corpai) nacional. También a José Velasco Terán, con quien se juntó para defender el medio ambiente, él presidiendo a la Fundación Fauna y Flora. Nombró además a Pedro Pinoargotty Lara, quien estuvo a cargo (y continúa haciéndolo) de la Agrupación Cívica de Ciudadelas Unidas del Norte.

“Han sido largos años de lucha los que llevamos al frente como Accur de nuestra ciudadela”, dijo en algún momento la actual presidenta de la agrupación urdesina, pero este ha sido un esfuerzo que ha dado frutos.

“No se puede entender lo que es la Urdesa de hoy sin la presencia de Accur”, manifestó Velasco Terán, el arquitecto que entre 1975 y 1985 residió en esta ciudadela y que desde entonces ha promovido diversos proyectos inmobiliarios con sus empresas constructoras.

“Urdesa ha tenido la suerte de que contó con personas de empuje a cargo de la agrupación”, comentó Pedro Pinoargotty, pues Accur tiene una proyección en varios campos.

“No solo se interesó en los temas del mejoramiento de los servicios públicos o de las calles, también estuvo detrás del cuidado del medio ambiente y hasta alentó la formación de organizaciones de otros sectores”, agregó Pinoargotty.

En esa lista se agrega a los comités cívicos de la Kennedy y de Mapasingue, al comité promejoras de El Paraíso, la reactivación del comité de Miraflores y el de Urdesa Norte; a las fundaciones Nuestros Jóvenes, Natura (capítulo Guayaquil), Rescate del Salado y Ecuatoriana del Riñón.

“Han sido mujeres incansables. En algún momento me correspondió trabajar con ellas. Siempre han estado aportando en mejoras para la ciudadela. Esa creo que ha sido la mejor labor que han desarrollado en estos 45 años”, expresó Laura Gómez Serrano, quien precisamente recibió uno de los reconocimientos de buena vecindad que entregó Accur en su jornada de aniversario.

“Llegué de 22 años, soltera y sin padres. Desde esa época me propuse crear un jardín en la peatonal. Lo mantengo aún”, dijo esta vecina de Urdesa, quien lleva ya más de cinco décadas en esta ciudadela. Por esa decisión de cuidar su peatonal es que se le entregó el reconocimiento la noche del miércoles.

La sesión solemne concluyó con el tradicional levantamiento de copas a la salud de Accur.

Los reconocimientos.

Al mérito ecológico: Verónica Albán y Laura Gómez Serrano. Al mérito cultural: Beatriz Parra. Al mérito urbanístico: colegio Santo Domingo de Guzmán, Eduardo Jurado Béjar (de SemGroup), Ana María Béjar de Ampuero, Jhonny Czarninsky, Enrique Valle Andrade y Vicente Vallarino. Al mérito social: obispo Hugo Lino Cerasuolo (parroquia San Antonio de Padua). Al mérito post mortem: Henry Feraud Umaña, por su labor al frente de un comité de vecinos en la calle Tercera. Al mérito por emprendimiento: María Isabel Múgica. Al mérito familiar: Martínez Aguilera. Al mérito socio-benefactor: Ernesto Estrada Santistevan. Al mérito artístico: Ana María Alvarado. Y a Diario EXPRESO por sus bodas de zafiro.

Fuente: Expreso.ec